al servicio de la reconciliación

En este artículo vamos a explicar el segundo de los 10 mandamientos de la pareja según Bert Hellinger. Aunque hemos abreviado el título por una cuestión de espacio, el primer mandamiento completo dice lo siguiente:

“Tu historia y tu legado llegan contigo, los cuales acepto y honro”.

No podemos cambiar ni transformar la historia de nuestra pareja. Como hemos expuesto en el artículo del primer mandamiento, nos casamos con nuestra pareja y con todo su sistema familiar, así como con todo su pasado y su historia, gracias al cual hoy es como es.

A veces, según las creencias de nuestra familia, puede haber hechos del pasado de nuestras parejas que a nuestro entender hayan sido “malos”. Por ejemplo, puede que tengamos una pareja que en el pasado cometiera un delito o hiciera algo no aceptable socialmente, sin entrar a valorar si es bueno o malo, pues desde la mirada sistémica sabemos que no hay bueno ni malo sino niveles de consciencia y lealtades invisibles.

Sin embargo, en el momento en que decidimos establecer una relación con alguien, sea cual sea su historia, debemos asentirla ya que no podemos cambiar la historia ni transformar a nuestra pareja. Las personas pueden evolucionar a medida que van teniendo vivencias, pero no cambian su forma de ser y mucho menos, historias del pasado.

Si no te crees capaz de asentir el pasado de tu pareja y lo sacas a cada discusión, es muy difícil que la relación se pueda dar de una manera sana y fluida.

Todos tenemos una historia, y gracias a ella, somos como somos.

Suscríbete a la newletter y recibe gratis la guía de Derecho Sistémico para iniciarte en esta nueva manera de mirar al conflicto