Mi cuerpo está sano

Mi cuerpo está sano, Vanessa Borhagian

Mis partes ahí abajo están felices trabajando,
mi cuerpo está sano,
Mi útero y ovario todo bien, voy disfrutando…
Mi estomago e intestino todo bien en su camino…
Mi hígado y riñones, ambos alegrones…
Toda mi tripita equilibrada y contentita…
Esófago y vesícula estupendos aun sin rima…
Mis pulmones llenos, plenos de aire, vida y alegría…
Mi corazón es grande, lindo, fuerte todo el día…

Mi laringe y mi garganta son más sanas cuando cantan,
mi cuerpo está sano,
Mi tiroides y amígdalas son mis buenas amigas…
Mi cerebro es genial, está perfecto y jovial…
Mi glándula pineal es mi antena celestial…
Mis ojos, mi nariz, oídos y mi boca…
Mi piel, todas mis células mi sangre y mi columna
Mis músculos, mis brazos, piernas, cuello y mis manos
Respiro y respiro y respiro y respiro…

 

Suscríbete a la newletter y recibe gratis la guía de Derecho Sistémico para iniciarte en esta nueva manera de mirar al conflicto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Asociación de abogacía sistémica.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a sered.net que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba

Suscríbete a la newletter y recibe gratis la guía de Derecho Sistémico para iniciarte en esta nueva manera de mirar al conflicto

¡Conoce el nuevo Libro!

Derecho sistémico:
Lo que no te enseñaron en la facultad

En este libro explico, a través de mi historia personal, en qué consisten las constelaciones familiares y cómo se pueden aplicar al mundo del derecho, bien desde el punto de vista del profesional o desde la persona que necesita ayuda. No se trata de creerse lo que yo digo, sino de experimentarlo.

No necesitas ser jurista para poder comprender y disfrutar esta lectura, pues justamente he pretendido hacerla muy amena para que cualquier persona pueda sentirse identificada y pueda serle útil.